GRUPO DE LITURGIA Y LECTORES

 

El grupo de liturgia ayuda a la Comunidad a celebrar su fe y tiene como misión “que los fieles expresen en su vida y manifiesten a los demás el Ministerio de Cristo y la naturaleza auténtica de la verdadera Iglesia …, sobre todo en el Divino Sacrificio de la Eucaristía” (CONCILIO VATICANO II, Sacrosanctum Concilium, 2).

“La celebración dominical de la Eucaristía tiene un papel principalísimo en la vida de la Iglesia … es donde los cristianos reviven de manera particularmente intensa la experiencia que tuvieron los Apóstoles la tarde de Pascua” (JUAN PABLO II, Dies Domini, 33).

El mayor empeño se ha de poner, pues, en la liturgia “cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza” (CONC. ECUM. VAT. II, Const. Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada liturgia, 10).

Es preciso insistir en este sentido, dando un realce particular a la Eucaristía Dominical y al domingo mismo, sentido como día especial de la fe, día de la creación, del Señor Resucitado y del don del Espíritu, verdadera Pascua, que llena de sentido toda la semana.

Desde hace dos mil años, el tiempo cristiano está marcado por la memoria de aquel “primer día después del sábado”, en el que Cristo resucitado llevó a los Apóstoles el don de la paz y del Espíritu). (JUAN PABLO II, Novo Millennio Ineunte, 35).

Para cumplir todos los objetivos que la Iglesia nos marca, el grupo de Liturgia tiene, entre otras, las siguientes funciones:

  • Reunirse, al menos una vez al trimestre, para reflexionar sobre la marcha del Área y sobre cómo conseguir que la comunidad experimente la necesidad de vivir el Domingo como “Día del Señor”, y que la Misa Dominical, que con tanta facilidad se puede vivir con rutina, sea la fuente y la meta de la vida del cristiano y de la comunidad.
  • Elaboración de los esquemas de las distintas celebraciones.
  • Realizar los diferentes Ministerios que forman parte de nuestra labor: Cantor, Lector, Monitor, Ministro Extraordinario de la Comunión, . . .
  • Colaborar para la ambientación del templo en los distintos tiempos litúrgicos.

 

LECTORES

“… la palabra de Dios es viva y enérgica, más tajante que una   espada de dos filos; penetra hasta la unión de alma y espíritu, de órganos y médula, juzga sentimientos y pensamientos.” (Hebreos, 4, 12)

Nació esta experiencia como respuesta necesaria a la liturgia de la Palabra en las eucaristías dominicales: un grupo de laicos, agentes pastorales, revisó estas celebraciones y decidió constituirse en un espacio de encuentro donde el “servicio” de lectores se compartiera a través de una preparación bíblica, litúrgica y técnica. Cada jueves, a las 9 de la noche y durante una hora, funciona el Taller desde hace un año en el centro de pastoral parroquial.

Los objetivos nos vienen dados en los documentos pastorales:

  • Exhortación Apostólica “Verbum Domini”. Benedicto XVI. 2010.

Los temas de trabajo para una reflexión/revisión de nuestro servicio de lectores en cuanto a la exhortación apostólica son:

52 : La Palabra de Dios en la sagrada liturgia.

53 : Sagrada Escritura y Sacramentos.

54-55 : Palabra de Dios y Eucaristía.

56 : Sacramentalidad de la Palabra.

58 : Proclamación de la Palabra y ministerio del lectorado.

69 : Sugerencia y propuesta para la animación litúrgica:  e)  Exclusividad de los textos bíblicos en  la liturgia.

 

Metodología: Las sesiones de trabajo discurren sobre un esquema-guía, previamente disponible a cada sesión, en base a los textos bíblicos litúrgicos de cada domingo, abordándolos bajo el criterio de “a cada texto, en su contexto y desde su pretexto”.

 

Desarrollo de la actividad: Lectura comunitaria de cada texto, en voz alta, compartiendo comentarios, sugerencias y dudas.

 

Materiales: impreso (fotocopia de guiones-trabajo, lápices) y pizarra

 

Bibliografía:

  • La Sagrada Biblia de la CEE.
  • Salmos y Cánticos del Breviario. J. MATEOS-L. A. SCHÖKEL.
  • Diccionarios varios.

 

Resultados:

  1. Distribución del equipo de lectores para cada eucaristía dominical y fiestas litúrgicas señaladas (Navidad, Semana Santa…).
  2. Los lectores presentan además la Oración de los Fieles y otros avisos.
  3. Los lectores se perciben cada día más “inteligibles”.